Slider-quienes-somos2

Los PRE y el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) ecológico cabalgan por el mundo

LUXOR F2 se funda en 2005, en Sevilla, de la mano de Joaquín Fernández Cepedello. Luxor, un nombre tan poco andaluz, tiene su origen en un viaje que hace Joaquín con sus hijos a la cosmopolita y exclusiva ciudad de Las Vegas. Se hospedan en el grandioso hotel LUXOR, con más de 5.000 habitaciones. En seguida quedan tan prendados de este edificio y de las particularidades de la ciudad que deciden llamar LUXOR al nuevo proyecto. Este estárá relacionado con la crianza de caballos de Pura Raza Española, el campo y la producción agrícola. La coletilla F2, parte de la denominación de la empresa, es por los apellidos de sus hijos: Fernández Fernández.

De este modo, LUXOR F2 se pone en marcha. Ese mismo año se adquieren tres yeguas de tres años cada una: Vela, Violenta y Violetera. Esta punta de yeguas PRE, adquiridas a Álvaro Domecq y con el hierro de su ganadería, son el origen de la Yeguada F2. También se pacta que dichas yeguas serán cubiertas por un selecto y contrastado semental del mismo hierro de Domecq, de nombre Embrujo.

Con el hierro de la Yeguada F2 se vio a muchos caballos y yeguas, todos con una versatilidad envidiable. Buenos en vaquera y en el enganche y sobresalientes para el paseo, por su buen carácter y entrega en el trabajo. El mayor galardón fue el conseguido por la Yeguada F2 en la disciplina de Alta Escuela.

Sin lugar a dudas, la larga crisis que está padeciendo el sector ecuestre desde 2008, hace que las perspectivas de Luxor F2 estén paralizadas. Aún así, la propiedad de Cantaora, la joya de la corona de esta yeguada, sigue bajo el control de LUXOR F2.

En diciembre de 2008, esta sociedad adquiere una finca de regadío en el término de Carmona (Sevilla), ahora llamada De Anitas, nombre puesto en homenaje a su madre (QEPD) Anita Cepedello Aguilar y a su nieta, Anita López Fernández.

Turismo y aceite de oliva

Se emprende un proyecto para establecer en la finca De Anitas la Yeguada F2, así como la puesta en marcha de una actividad turística basada en el caballo español, el campo andaluz y el aceite de oliva. La idea era sumergir a los interesados en los componentes de la cultura andaluza, en un espacio exclusivo y único donde pudieran conocer detenidamente el cultivo y la manufacturación del aceite, siempre bajo los principios de la agricultura ecológica y el respeto del medio ambiente.